domingo, 25 de septiembre de 2016

Exposición Fotografía Filosófica I Olimpiada de Filosofía de La Rioja (Propuesta didáctica)


Del 2 al 17 de diciembre de 2016, la Gota del Leche exhibirá  las fotografías  y vídeos filosóficos de la primera y segunda edición de la Olimpiada de Filosofía de La Rioja. Es una buena oportunidad para  hacer una salida del centro con los alumnos en las fechas anteriores a las vacaciones de Navidad tras el primer trimestre. También puede ser recomendada desde clase especialmente a los alumnos de secundaria, bachillerato o grados de formación profesional. Es muy aconsejable para todos aquellos que quieran participar en la III Olimpiada de Filosofía de La Rioja, especialmente en las categorías mencionadas.

A propósito de dicha exposición hemos ideado una propuesta didáctica para realizar con los alumnos, tanto si se programa la salida como actividad extraescolar, como si se muestran las fotografías y los vídeos desde nuestro blog en la propia aula.
La propuesta didáctica se presenta como una propuesta interdisciplinar que apela a la educación a través del arte  y al desarrollo de la competencia de conciencia y expresión cultural. A través de ella se pretende trabajar conceptos como la identidad, el autoconocimiento y la personalidad, contenidos estos relacionados con la inteligencia emocional, la competencia social y cívica y la asignatura de Valores sociales y cívicos. Además, dichos conceptos se trabajan a través de la imagen fija, la fotografía digital, contenidos que forman parte del currículo de Educación plástica. El empleo de las TICs para su ejecución, hace que a la vez se desarrolle la competencia digital de los alumnos.
Esta propuesta puede ser adaptada a diferentes niveles tanto de primaria como de secundaria, aunque sus contenidos y objetivos siguen fielmente algunos de los de sexto de primaria de las asignaturas de Educación plástica y Valores sociales y cívicos del currículo de la comunidad autónoma de La Rioja (Decreto 24/2014, de 13 de junio, BOR nº 74, de 16 de junio de 2014). 

En cualquier caso, se anima a los docentes a extenderla y adaptarla  a los demás niveles educativos. Nos encantaría recibir vuestros comentarios y el resultado del trabajo de vuestros alumnos para publicarlo en la web.


lunes, 19 de septiembre de 2016

IV Olimpiada Filosófica de España. Murcia, 5 y 6 de mayo de 2017.

¡Bienvenidos al curso 2016-17!


Es un placer informaros de que la
IV Olimpiada Filosófica de España se celebrará en Murcia los días 5 y 6 de mayo de 2017.
El tema elegido para la IV Olimpiada en todas sus modalidades (disertación filosófica, dilema moral, fotografía y vídeo) es el siguiente: 
NUEVAS TECNOLOGÍAS E IDENTIDAD HUMANA.

Algunas cuestiones que podrían ser de utilidad para orientar el tema son:
¿Podrán los robots llegar a ser considerados personas? ¿Quién eres tú en la Red? ¿Perdemos o ganamos nuestra identidad con las nuevas tecnologías? ¿Es la tecnología un mecanismo evolutivo? ¿Cuáles son los límites de lo humano en la civilización tecnológica? ¿Del australopithecus al cyborg¿Puede pensar una máquina? ¿Puede vivir una máquina?


Os dejamos aquí el enlace al Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, en el que se desarrolló una exposición relativa a este tema y de donde pueden extraerse materiales interesantes: +Humanos: el futuro de nuestra especie.  a partir del cual se puede hacer una visita virtual. Y además un enlace a un documento en pdf publicado  a propósito de dicha exposición con el también se puede trabajar.


martes, 31 de mayo de 2016

Ensayo: ¿Qué es la belleza?


En esta entrada tenemos el honor de presentaros el fabuloso ejercicio realizado por Manuel Padín, el ganador de la II Olimpiada   de Filosofía de La Rioja y que nos representó en la tercera edición nacional. ¡Disfruten ustedes!

Manuel Padín Fernández (2º Bto.)
IES Escultor Daniel (Logroño – La Rioja)
Prof. Luis Alfonso Iglesias Huelga

“La belleza es una promesa de felicidad”. Así definió Stendhal en su día este complejo concepto. Y digo complejo, pues “lo bello es difícil”, como aseguró Platón. Pero intentemos acercarnos (bebiendo de la filosofía de grandes autores) a la Idea de Belleza, aunque nos resulte una ardua tarea. Pues, ¿qué es realmente la belleza?

“Nada importa. Hace tiempo que lo sé. Así que no merece la pena hacer nada. Eso acabo de descubrirlo”. Con esta afirmación comienza la novela Nada de Jane Teller. Tras decir estas palabras, un joven llamado Pierre Anthon abandona su aula y decide sentarse en un ciruelo. Y en ese ciruelo se dedica a no hacer nada en absoluto. Por el  contrario, sus compañeros de clase no pueden mantenerse al margen de lo que ha sucedido y deciden mostrarle a Pierre Anthon que sí hay cosas por las que vale la pena vivir. Se deciden pues, a dar aquello que más les importa: hay uno que da una colección de libros que adora, otro que tiene que entregar su dedo índice con el que toca magistralmente la guitarra e incluso hay una chica que entrega el cadáver de su querido difunto hermano pequeño. Se conforma así “un montón de significado” con todos esos objetos, que es en realidad “un montón de belleza”.

A raíz de la lectura de este libro, comencé a percibir la complejidad y profundidad de nuestro concepto en cuestión: la Belleza.
Hay varios elementos en la novela que me van a ayudar a desarrollar mi concepción de lo que significa la Belleza: primeramente algo bello es siempre subjetivo (como defiende Hume y en menor medida Kant con el subjetivismo trascendental). Spinoza dice que la belleza es el efecto que un objeto produce sobre un sujeto o espectador.
Por tanto, si bien es cierto que el objeto es necesario para que haya esa “conversación” debe haber un receptor con el que “dialogue”, y es este a quien le resulta algo bello o no.
Vemos entonces tres fases de captación, por parte de la mente, de los valores estéticos: primeramente el estímulo, más adelante la conversación del sujeto con el objeto (siendo en este momento en el que lo asimila y lo degusta) y finalmente la comprensión (fase esencial, en la que se produce el gozo intelectual).
Lo que los compañeros muestran a Pierre Anthon son una serie de objetos cargados de “significado”. Buscan enseñarle la Belleza a través de aquello que, siendo subjetivo, tiene que conmoverlo y hacerle levantarse del ciruelo.
Por tanto, vemos en primer lugar, que lo bello busca el cambio. Pero debemos relacionar igualmente lo bello con lo siniestro. Eugenio Trías en su libro Lo bello y lo siniestro relaciona estos dos conceptos internándonos en una innovadora visión. Dice de lo bello, que debe ser algo oculto, por descubrir, e incluso grotesco, y por consiguiente, siniestro. Pero siniestro en el “buen sentido”. Por ejemplo, cuando una de las chicas entrega al montón de significado una pintura suya de un paisaje, los demás se quedan observando la obra de arte (estímulo), y sólo advierten lo meramente sensitivo, aquello que captan con los sentidos. Pero cuando ella explica que ésta la pintó al conocer a su verdadero padre y que para ella ahí se plasma su felicidad (el día de mayor dicha de su vida) los compañeros “conversan” con el cuadro, se establecen una serie de relaciones que Diderot define como la base de la Belleza y llegan a la comprensión del valor y lo bello de ese cuadro, produciéndose una asimilación de la nematología del objeto por parte de un sujeto, a través de la sabiduría.

Vayamos recapitulando: la Belleza busca conmover (siendo su grado más alto lo sublime, que nos muestra lo “terriblemente” libres y pequeños  que somos ante la naturaleza inconmensurable), es por tanto, subversiva. Además necesita el objeto en cuestión; que bien puede ser propio de la naturaleza (mímesis) o una creación artística, de un sujeto que la valora, y pone en juicio, asimilando sus valores estéticos; por lo que es subjetiva. Otra cualidad de la Belleza es que accedemos a ella a través del conocimiento y del contexto. Por una parte necesitamos la sabiduría del pasado e historia de aquello (bien sea un acto o una obra) y necesitamos una contextualización del mismo. Y es que la mente accede a través de los sentidos a un conocimiento que pasa por la razón, y abandona la tecnología del objeto para buscar la nematología, teoría, esencia y profundidad estética.
A todo esto debemos añadir la idea del Bien para conformar una concepción de la Belleza entendida como “Belleza holística”, donde todas las diferentes visiones, categorías y relaciones de la Belleza se agrupan en pos de una idea de la Belleza que trasciende de lo tangible, una Belleza suprasensible.
Pero vayamos con calma. Si ya hemos dicho que es subversiva, subjetiva y que se accede a ella a través del saber, debemos hablar ahora de su relación con el Bien.
Ética y estética han estado ligadas históricamente desde el S.V a. C. con Platón, quien no distinguía lo bueno de lo bello y configuraba la Belleza como una ciencia a la que se accede “pasando de uno, a dos cuerpos bellos, de dos a todos los que desees, más adelante alcanzas los bellos comportamientos hasta llegar, en ascensión, a la idea y la ciencia de la Belleza”.
Amelia Valcárcel, en su libro Ética contra Estética, hace un repaso histórico de la convergencia o divergencia del Bien y de la Belleza, negando que sean lo mismo (como afirmó Wittgenstein en el “Tractatus”). Más yo creo que es ésta, otra característica de lo bello: el acercarse a lo bueno, hacia esa “promesa de felicidad”.

Un acto “bueno”, como ayudar a una persona mayor a cruzar un paso de cebra, es bello. Y es que la Belleza no sólo reside en objetos materiales, también hay bellos actos. Todo lo bello tiene una intención de bondad en una búsqueda de lo verdadero. La Belleza busca alcanzar, entender la realidad humana, es por eso que la Fealdad (como nos dice Rosenkranz también es parte de lo bello, si tiene por finalidad descubrir y destapar, mostrar algo propio de nuestra existencia.
Aludo a la novela, para acabar de explicar la relación ética-estética antes de concluir. Pues los compañeros de Pierre Anthon de la novela Nada buscaban, en el fondo, ayudar a su compañero, abrirle los ojos ante la Belleza de la vida, mostrarle con el “ojo del alma” que sí merece la pena vivir. Y eso es inconfundiblemente bueno (una buena intención).
Por consiguiente, y para concluir, la belleza es un estado mental de gozo ante la comprensión por parte del sujeto de un objeto (artístico, propio de la naturaleza o un acto) que te conmueve y te remueve el alma, para alcanzar la profundidad de aquello que el objeto en cuestión transmite gracias al saber y contextualización del mismo.

“El cerebro, necesita cambio, la mente belleza”, dice Jorge Wagensber (erudito físico y museólogo) y es que es la mente la única que se ha ido acercando a lo largo de la historia a captar todas las relaciones y distintas visiones de la Belleza, “la Belleza holítica” y su grandeza.
La Belleza es y será ante todo indestructible y permanecerá latente, distinguiendo a los seres humanos del resto de las especies, ayudándoles a vivir y a ser felices.


Por todo esto, Pierre Anthon, al final de la novela baja del árbol. Baja y se conmueve al apreciar, aunque sea levemente, la bello que era aquel montón. Pierre Anthon comienza entonces a contemplar la vida con optimismo. ¡Qué belleza!

Dilema ético: Experimentación con animales

A continuación os presentamos el ejercicio de nuestra representante en la III Olimpiada Nacional de Filosofía en la categoría de Dilema ético para que lo disfrutéis.

Alba López-Davalillo Urraca (4º E.S.O.)
IES Valle del Oja (Sto. Domingo de la Calzada – La Rioja)
Prof. Santos Campos Leza

El tema de la experimentación con los animales lleva enfrentando a los bandos científico y ético mucho tiempo, y no es para menos, ya que suscita numerosas preguntas que generan polémica.

Para empezar a analizar este tipo de experimentación, es preciso saber clasificarla según el fin que tenga la investigación en cuestión. Siguiendo este criterio, nos encontramos ante dos opciones: la finalidad médica y la finalidad estética.

En el primer caso, estaríamos ante un sacrificio de vidas animales enfocado, en principio al progreso. Numerosas vacunas y curas de enfermedades que se han encontrado  gracias a la experimentación con animales. Sin embargo, esto no quiere decir que se deba optar siempre por esta clase de investigación pudiendo utilizar otras más novedosas, aunque menos eficaces. Desgraciadamente, por el momento la experimentación con animales es la más efectiva y, desde mi punto de vista, debería seguir usándose, aunque cada vez menos, para el progreso de la medicina.

En el otro ámbito se encuentra el mismo sacrificio de animales, pero con otro fin, el de probar en ellos productos tales como maquillajes, cremas, etc. Esto, desde mi propio criterio, está menos justificado que el anterior caso, ya que los fines de esta investigación no son tan importantes para el progreso, tanto humano como el de la salud de los propios animales.

Una vez analizados ambos puntos, es preciso centrarse en el concepto en sí y en las preguntas que este genera. Una de ellas es: ¿Es realmente necesario experimentar con animales?
Tal como yo lo veo, lo es. Para dar respuesta a esta pregunta he tomado como referencia la propia historia del método científico. Y es que antes de que se empezara a analizar seres vivos reales no se supo con certeza nada acerca del funcionamiento del organismo. Aunque no nos guste reconocerlo, algunos de los mayores progresos en el anatomía surgen de la experimentación con humanos. Si en la actualidad ya no necesitamos usar personas en nuestras investigaciones, es porque los métodos han avanzado de tal manera que esta mejora ha permitido descubrir nuevas técnicas. Por fortuna, la ciencia aún avanza y se desarrollan nuevos métodos de investigación: modelos virtuales, a nivel celular…
Mientras estas técnicas avanzan, la mejor opción es controlar los experimentos que se les hacen a los animales. Con esto me refiero a establecer criterios tales como el número máximo de animales que se pueden “usar” por año, un nivel de sufrimiento máximo, la necesidad de permisos especiales para trabajar con animales…
Dejando de lado esta pregunta, nos encontramos con otra cuestión que merece la pena analizar: ¿Son los animales conscientes de por qué están siendo sometidos a estas pruebas?
La respuesta no es clara, ya que el nivel de conciencia de los animales es muy difícil de determinar dado que no podemos comunicarnos con ellos. Este problema sería más fácil de resolver si hubiera una parte del cerebro encargada de esta cualidad, pero aún no se ha determinado que la haya y, por lo tanto, no se puede saber a ciencia cierta hasta qué punto los animales comprenden nuestra intención.
Teniendo en cuenta lo antes mencionado, se podría decir que nos aprovechamos de nuestra superioridad intelectual para “utilizar”  a los animales. Esta afirmación tiene bastante verdad en ella, es decir, de algún modo aseguramos la continuidad de nuestra especie mediante el sacrificio de miembros de otras. Sin embargo, esto no es exclusivo de los humanos, sino que forma parte del ciclo de la vida. Al igual que en este momento un animal está siendo sometido a un experimento, seguramente otro esté aprovechando su superioridad física para perseguir a una presa.

Tras haber analizado la situación, en mi opinión, cabe destacar que en muchos países se están tomando medidas para el control de la experimentación con animales. En el área de la estética ya se ha logrado cambiar las técnicas que antes habían recibido críticas por ser demasiado crueles. Por ejemplo, un procedimiento que se ha logrado eliminar ha sido el que utilizaba una conocida marca de champú, la cual inyectaba el producto en los ojos de los conejos para ver si producía irritación. En el campo de la medicina, en España se ha reducido en un millón el número de animales utilizados con fines de investigación y, los expertos aseguran que esta cifra seguirá creciendo. Y como en el nuestro, sucede en muchos países.


En conclusión, mi opinión  la experimentación con animales es  algo necesario para que se produzcan progresos. En la otra cara de la moneda está el hecho de que es un acto cruel. Sin embargo, hay una esperanza cada vez más real de un futuro cada vez más cercano en el que la investigación con animales se vea reducida a una etapa pasada de la historia de la ciencia, sustituida por métodos más innovadores y menos perjudiciales para otros seres vivos. Pero para llegar a este futuro hace falta trabajo y paciencia.

lunes, 18 de abril de 2016

"There´s no losers", tercer premio en la III Olimpiada Nacional de Filosofía

Daniel Sabiti en la defensa
 del vídeo en Oviedo
El pasado fin de semana los riojanos ganadores de la II Olimpiada de Filosofía de La Rioja, hicieron un digno papel en la Olimpiada Nacional celebrada en Oviedo los días 15 y 16 de abril.
Nuestros representantes en la categoría de vídeo filosófico, los alumnos del IES Escultor Daniel, Manuel Padín, David Nebreda y Daniel Sabiti obtuvieron el tercer puesto. Fue este último el encargado de defender su  vídeo ante un tribunal en la Junta del Principado de Asturias, escenario en el que se celebró el acto final de la Olimpiada.  Allí, el alumno explicó que en la vida no hay perdedores, lema que emplearon en su vídeo "There´s no losers".

Los jóvenes, que estuvieron acompañados por su profesor Luis Iglesias, disfrutaron junto  con sus compañeras de delegación, Alba López-Davalillo e Inés Garrido y con el resto de alumnos de la Olimpiada de otras comunidades, de dos días de convivencia  repartidos entre ejercicios filosóficos, espontáneas discusiones filosóficas, actividades culturales y la lluvia, meteoro que aun y todo no deslució la Olimpiada.



Los alumnos ganadores del vídeo,
 en la fase regional el 16 de marzo
Los representantes riojanos en Oviedo.


Las representantes de dilema
ético y fotografía filosófica. 
Los representantes de vídeo filosófico
 y Manuel también de ensayo.